Archivo de la categoría: Uncategorized

Ipad, videojuegos y televisión antes de los 6 años: mas allá de si es bueno o malo para nuestros hijos

bebe y ipadÚltimamente esta pregunta la he estado viendo en diferentes lugares, en la red, en la escuela, entre las mamás y no deja de darme vueltas en la cabeza. Encuentro, leo y escucho opiniones y argumentos de todo tipo, que si el regalo ideal para esta navidad o para el cumpleaños de tu hij@ es definitivamente un ipad o que porqué tu hij@ aún no tiene la suya (aunque no haya cumplido incluso ni siquiera el año), que si mantener a tus hij@s sin estos aparatos es aislarlos de la realidad tecnológica en la que viven, que si  con las nuevas aplicaciones incluso “Montessori” han aprendido ya el nombre de todas las letras y los números, que todo con medida no hace daño, que si por saber usar estos aparatos mi hij@ desarrolla su inteligencia, que si la escuela no utiliza ipads está completamente atrasada, o que si las usa es equivalente a una educación de primer mundo, que no hay problema si mi hij@ ve en la televisión solo programas educativos  y media hora al día,  que si yo lo dejo jugar únicamente si antes ya salió al menos al parque, que si  yo lo dejó jugar pero nada más videojuegos sin violencia y en los que mueva su cuerpo, que si es importante que se familiarice con estos aparatos lo antes posible para que no tenga ninguna dificultad en su vida, en fin, un sinnúmero de comentarios vienen a mi mente y creo yo que todos válidos, unos con más sentido que otros, pero válidos al fin.

Entonces trato de tener una opinión al respecto, de analizar lo más objetivamente posible cada una de las partes, tratando de hacer más que un juicio de si es bueno o no, una invitación a la reflexión. Una invitación a ir un poco más allá de los comentarios anteriores y a hacerlo mirando especialmente a nuestros hijos. No mirando a mis amigas y conocidos, a mis familiares con sus opiniones,  a los fabricantes de estos productos y su marketing.

Desde esta posición puedo entonces pensar no tanto en el hecho de si estos aparatos son buenos o no para mis hij@s y partir entonces desde la pregunta: ¿qué necesita mi hij@ a la edad que tiene para desarrollarse de la mejor manera? ¿de qué manera puedo yo colaborar con este desarrollo?, ¿qué cosas me ayudan a cubrir sus necesidades?.

Y como una segunda reflexión, considerando lo agitado de nuestras vidas hoy en día y el poco tiempo que tenemos para compartir con nuestros hij@s, ¿con que momentos cuento para ayudar al desarrollo de mis hij@s?, ¿cuánto tiempo tengo realmente para “estar” con mis ell@s?.

Después de reflexionar ambas cosas, recuerdo primeramente algunas palabras de María Montessori respecto a los planos de desarrollo y a lo que significa ayuda a la vida.  Además emerge la ingeniera que llevo dentro y no puedo evitar hacer algunos cálculos (casi nunca puedo resistir esta hermosa tentación). Resulta que de cada día que tiene 24 horas, el tiempo de mi hijo de 4 años se distribuye más o menos de la siguiente manera:

Dormir (según lo recomendado): 11 horas

Escuela (considerando que su mamá trabaja en la misma escuela y la tiene que esperar y llegar con ella):  7 horas

Comidas: 3 horas

Baño, aseo personal: 1 hora

Tiempo restante: 2 horas

Cuando observo lo anterior me asusto un poco, porque me doy cuenta de que el tiempo con el que contamos para “estar con nuestros hij@s” es demasiado poco y me pregunto si será suficiente para todas las cosas que quisiera hacer con ell@s y que se que ayudarían de manera significativa a su desarrollo: cocinar juntos, hacer una caminata al aire libre, leer buenos libros, platicar, un masaje, ver fotos o videos familiares, permitirle cuidar su ambiente (nuestra casa) con algunas hermosas actividades de vida práctica como: lavar la servilleta de tela que usa, su ropa y sus trastes, lavar la mesa que utiliza para diferentes actividades, lavar el piso, pulir los objetos de vidrio y de metal que tenemos, sacudir algunos muebles, pulir los muebles de madera, arreglar flores en pequeños floreros para alegrar la casa, pulir y regar las plantas. También quisiera mostrarle las cosas importantes de la vida, la gracia y la cortesía que hoy en día hacen tanta falta, quisiera cantarle, enseñarle adivinanzas y trabalenguas, sembrar y cuidar juntos  el huerto familiar, visitar la biblioteca, verlo a los ojos y decirle cuanto lo amo y lo importante que es para mí, en fin, tantas cosas.

Además me viene a la cabeza lo corto que es el período de la mente absorbente ¡tan solo 6 años!, 6 años en los que mi hijo absorberá todo como una fotografía, sin ninguna dificultad. ¿Estoy realmente consciente de esta maravilla? Si lo estoy…¿no quisiera entonces aprovechar cada minuto para que absorbiera todas aquellas cosas importantes y necesarias para su desarrollo?.
Entonces es aquí cuando me detengo, observo lo anterior y pienso: no, definitivamente dos horas al día no son suficientes y con la televisión,  los videojuegos y el ipad, menos. Si dedico media hora diaria al uso de estos electrónicos en un año son ¡más de 182 horas!

Así que en adelante continuaré en mi postura (¿radical tal vez? el tiempo lo dirá): en mi opinión todo esto no es malo ni bueno, simplemente no es necesario y puede llegar a obstaculizar lo que  realmente, en mi humilde opinión, si es necesario e importante: una construcción fuerte de su personalidad y de nuestro vínculo, un desarrollo pleno de sus capacidades, el logro de su independencia, en pocas palabras un niño feliz que pueda pasar de la mejor manera al siguiente plano de desarrollo, a la siguiente etapa.

Aquí me viene a la mente un comentario que un día me compartió una querida amiga que me decía que ella en verdad no podía estar todo el tiempo atendiendo las demandas de sus hij@s y que necesitaba el tiempo en el que ellos se conectaban a estos aparatos para darse un pequeño respiro, aunque fuera de media hora, o aunque fuera para lavar los trastes. Esto me recuerda el tema de “ambiente preparado”, es decir en realidad mucho de lo anteriormente mencionado, sobre todo lo de cuidar el ambiente pueden hacerlo nuestros hijos incluso desde los 3 años, de manera independiente si nosotros hemos preparado el ambiente y les hemos mostrado cómo hacerlo y aunque parezca increíble nosotras podemos tomar una siesta, leer un libro o simplemente observarlos.

¿Será posible entonces que existan otras  maneras de tomarse un respiro, y que conectando a nuestros hijos a estos aparatos no sea la única? Dos caminos diferentes para lograr un mismo objetivo…¿Cuál es la diferencia entre cada uno?, ¿es importante esta diferencia en su desarrollo?…yo creo que si, lo he leído, lo he visto, lo he comprobado  y lo comparto con el corazón en la mano: dar continuidad en casa a lo que aprenden nuestros hijos en un Montessori o vivir la filosofía Montessori en casa aunque mis hijos asistan a un colegio con otro sistema vale la pena, simplemente porque es una ayuda a la vida, al desarrollo de la vida en nuestros hijos.

También recuerdo una reflexión que escuche hace poco acerca de la gran diferencia en el proceso mental que existe en las actividades con los aparatos mencionados y otras actividades como escuchar (sin ver las imágenes) un cuento o canción, ya sea en español o en inglés o leer. La principal diferencia que se mencionaba era que en el primer caso el niño no elabora, construye o crea un pensamiento, únicamente  tiene una actitud pasiva ante algo que ya le esta dado. En el segundo caso el niño elabora pensamientos y los crea. Es por eso que muchas veces podemos recordar más la imagen que construimos al leer un libro que la de una película que vimos y que tal vez fue hace menos tiempo.

Y no puedo evitar mencionar una entrevista que leí hace poco a los creadores de Apple  que mencionaban que definitivamente  no les interesaba que sus hij@s pequeños estuvieran en contacto con la tecnología, ya que ellos la habían creado como algo “a prueba de tontos”, que cualquiera podía aprender y que no se necesitaba aprender a temprana edad pues de cualquier forma se aprendería cuando se necesitara, pero que, sin embargo, el aprender esta tecnología a temprana edad si podía “robarles”  a sus hij@s tiempo valioso a para desarrollarse y crecer como ellos deseaban.

Pienso también en la opinión de científicos y médicos al respecto, por ejemplo la opinión de la Academia Americana de pediatría, que me permiten simplemente mirar otra cara de este tema, enriquecer mi opinión quizá, y preocuparme cuando veo a bebés de menos de dos años jugando con un ipad:

http://www.lacajadepandora.eu/2013/11/la-academia-americana-de-pediatria-dice-que-los-ninos-pequenos-deben-evitar-el-uso-de-tablets/

Así que termino este post más que con una conclusión o un juicio, con una nueva pregunta. En lugar de ¿es bueno o malo?, más bien la pregunta que propongo es ¿qué estoy dejando de hacer que podría  ayudar más a mi hij@ en el tiempo en el que él ve la televisión,  el ipad o los videojuegos?, ¿de qué maravillosas experiencias se está perdiendo?, ¿qué cosas quisiera hacer con mis hij@s y no las hago por “falta de tiempo”?.

Porque evidentemente elegir algo significa renunciar a todas las demás opciones, así que al elegir la televisión, el ipad o los videojuegos ¿a qué experiencias estás renunciando para tus hij@s?

Próximamente hablaré de este tema en los siguientes planos de desarrollo (6-12 y 12-18 años) así como de las palabras que aparecen en negritas y cursivas.

Anuncios